Periodontal disease does not only affect the mouth.

Hemos hablado largo y tendido acerca de la enfermedad periodontal en este blog, pero casi siempre nos hemos limitado a tratar sus consecuencias a nivel sistémico en el ámbito que más nos atañe u ocupa, es decir, el oral. Sin embargo, desde diversas comunidades científicas de peso tales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), se viene advirtiendo de la relación directa que existe entre la enfermedad periodontal y otras enfermedades sistémicas.

Al fin y al cabo, como bien hemos sabido gracias a los avances de la medicina, el cuerpo humano es un organismo diseñado para funcionar de forma conjunta y cuando una de sus partes se resiente, lo hace a nivel general. Por supuesto, con la salud bucodental ocurre lo mismo.

Sin embargo, antes de establecer una relación, comencemos por el principio:

¿Qué es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es una enfermedad muy frecuente en la población que afecta a los tejidos de soporte de los dientes (encía, ligamento periodontal y hueso maxilar) y cuyos primeros síntomas son inflamación y sangrado de encías debido a la infección bacteriana responsable de la enfermedad.

A la primera fase de la infección se la conoce como gingivitis y sus consecuencias son reversibles. Es decir, bajo el tratamiento correcto en una clínica dental, y siguiendo los consejos y cuidados que nos recomienden tanto odontólogos como higienistas, la enfermedad no dejará secuelas y volveremos a disfrutar de una boca y encía en unos perfectos estados de salud.

Si, al contrario, hacemos caso omiso a estas primeras sintomatologías, la enfermedad evolucionará a su siguiente fase, conocida como periodontitis. En esta fase la infección comienza a producir daños irreversibles en nuestra cavidad oral, y es aquí cuando se hablar de que no tiene cura, con matices. Su avance va provocando la destrucción de los tejidos de soporte de los dientes, lo que acabará dando lugar a la pérdida prematura de múltiples y/o todas las piezas dentales.

La periodontitis y su relación con la diabetes

Son numerosos los estudios que han demostrado que entre la diabetes y la enfermedad periodontal se establece una relación bidireccional. La periodontitis perjudica el control de la glucemia y la diabetes a su vez aumenta el riesgo de sufrir periodontitis debido a la reacción inflamatoria que se produce en los tejidos corporales.

La diabetes es una enfermedad muy frecuente a nivel mundial y en España aproximadamente el 14% de la población padece la tipo II, según los últimos datos, y puede producir complicaciones crónicas muy graves y aumentar el riesgo de mortalidad.

La periodontitis y las alteraciones cardiovasculares

En un informe conjunto entre la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) de 2015, se señaló la relación directa entre salud cardiovascular y periodontal. Según descubrieron los últimos avances, las bacterias periodontales son capaces de introducirse en el riego sanguíneo y llegar a cualquier parte de nuestro organismo.

Una de las principales bacterias periodontales, la Porphyromona gingivalis, se encuentra presente con frecuencia en las placas de ateroma.

Las placas de ateroma se acumulan y obstruyen las arterias impidiendo el correcto flujo sanguíneo y aumentando el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Cabe señalar que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en adultos, englobando aproximadamente el 30% de las mismas.

La periodontitis y el Alzheimer

Aunque aún hay mucho que descubrir y precisar en este sentido, son varios los estudios modernos que señalan que existe algún tipo de relación entre la periodontitis y la aparición del alzhéimer en etapas tempranas. Las investigaciones apuntan a que, al igual que en el caso de la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, se trata de una relación bidireccional. La progresión y gravedad de la enfermedad periodontal aumentaría el riesgo de padecer el deterioro cognitivo progresivo que causa el alzhéimer.

Por ofrecer algunos datos al respecto, unas 800.000 personas están diagnosticadas de alzhéimer en España, siendo la causa principal de discapacidad en personas mayores y el tipo de demencia más frecuente.

Conclusion

La importancia de mantener una adecuada salud bucodental, lo que se consigue respetando una rutina de higiene dental y siguiendo los consejos odontológicos, además de acudiendo a las revisiones pertinentes en nuestra clínica dental de confianza, queda más que de sobra probada con esta relación, entre otros muchos factores.

Y es que, recuerda, el cuerpo no está conformado por multitud de organismos independientes, sino que es en sí mismo un organismo, y lo que ocurra en una parte del mismo, afecta a nivel global al conjunto general.