Receding gums: causes and solutions

La retracción de encías es un problema bastante habitual en los pacientes de clínicas dentales como la de Vélez y Lozano, por lo que estamos acostumbrados a tratarlo y ofrecer soluciones para mejorar su calidad de vida y tratar de mitigar las molestias que sufren. 

Una de las molestias más habituales asociadas a la retracción de encías es la sensibilidad dental, que se produce debido a que la raíz del diente, que es una zona muy sensible, queda más expuesta de lo habitual, lo que genera sensibilidad a determinados alimentos y provoca dolor durante el cepillado, que suele conllevar problemas asociados a una higiene deficiente (al final el paciente se cepilla de forma menos exhaustiva o eficiente y se acumula placa, que produce enfermedades).

Otra de las molestias que más suele referir los pacientes que acuden a la clínica con un problema de retracción de encías es estética, ya que provoca que los dientes parezcan más largos de lo normal, perjudicando así a la sonrisa. 

Causas de la retracción de encías

Las causas que provocan una retracción en las encías son numerosas, pero siempre destacan las siguientes:

  1. Enfermedad periodontal. La Periodontitis es una enfermedad de las encías que provoca la pérdida de hueso y de encía alrededor de los dientes. Esta destrucción de los tejidos de soporte de los dientes causa, en las primeras fases de la enfermedad, retracción de las encías. Si esta patología progresa, puede llegar a causar movilidad y pérdida de piezas dentales.
  2. Abrasión dental. Provocada por un cepillado de dientes incorrecto. Se puede producir por realizar una técnica de cepillado muy agresiva o por utilizar cepillos de dientes muy duros. Los cepillos de fibras ecológicos pueden ser especialmente dañinos pues algunos de los materiales usados, como el pelo de castor, son más abrasivos que los cepillos convencionales.
  3. Bruxismo. Este problema, tan común actualmente en la sociedad, provoca tanto desgaste en la superficie dental como recesión de las encías. Aunque esto resulte extraño y difícil de comprender para el paciente, se debe a que apretar constantemente los dientes durante el sueño genera tensiones que se transmiten hasta el cuello de la pieza, lo que hace que salten láminas de esmalte, lo que deja desprotegida la unión entre el diente y la encía. 

Soluciones para la retracción de encías

Las encías no se regeneran por sí mismas, así que si lo que queremos es recuperar su aspecto anterior a que se produjese la recesión, debemos ponernos en manos de un odontólogo especializado en encías: el periodoncista. 

Lo primero que debe hacer este especialista es identificar la causa concreta por la que se están retrayendo las encías del paciente e intentar detener este proceso. Una vez identificadas y controladas dichas causas, existen tratamientos efectivos para recuperar la encía perdida mediante intervenciones quirúrgicas mínimamente invasivas y que solo requieren de anestesia local. 

Las técnicas más frecuentes en este sentido son: 

  • Injertos de encía:  Mediante esta técnica se utiliza un fragmento de encía del paladar del propio paciente y se coloca sobre la zona con retracción para así sustituir la encía perdida. Este fragmento funciona como andamiaje para que las propias defensas del paciente regeneren la encía perdida. En ocasiones también se pueden utilizar injertos de tejido sintético. 
  • Colgajo desplazado coronalmente: Esta técnica consiste en ‘estirar’ la propia encía, para cubrir las zonas retraídas. Se despega cuidadosamente el tejido de la posición actual y se recoloca unos milímetros por encima, para que así cubra mejor la superficie de la raíz. 

Ambas cirugías son muy poco invasivas para el paciente, que suele tener una muy buena recuperación. Aunque no siempre se consigue el 100% de recubrimiento, el resultado es bastante satisfactorio y mejora las molestias tanto de salud como estéticas que hemos comentado con anterioridad. 

Cuidados posoperatorio de las intervenciones

  • No comer ni beber nada caliente durante las primeras 24 horas tras la operación.
  • Tomar la medicación pautada por el doctor. Con antiinflamatorios y analgésicos suele ser suficiente, pero en ocasiones también recomendamos antibióticos, en caso de ser necesario.
  • No tocar la zona de la cirugía. Mantener la zona limpia sin utilizar el cepillo de dientes hasta que el doctor le indique lo contrario. 
  • No fumar. Principalmente las primeras 48 horas tras la intervención.
  • Comer alimentos blandos o semiblandos durante los primeros días.
  • Enjuagar con clorhexidina al 0,12% 2 veces al día durante 7 días.

Si tienes un problema de retracción de encías y necesitas el consejo de un experto, puedes ponerte en contacto con la Clínica Dental Vélez y Lozano en Murcia, donde estaremos encantados de atenderte, asesorarte y, en caso de ser necesario, tratarte. 

Puedes hacerlo a través de nuestros canales habituales en el teléfono 968 28 46 28 o ahora también a través de WhatsApp al 641 60 88 32.

Author: Dr. Francisco Sánchez-Alcaraz