1 marzo 2021

A MI HIJO NO LE SALEN LOS DIENTES DEFINITIVOS

En ocasiones cuando un diente de leche no se cae o no aparece el diente definitivo, es causado por una agenesia. La agenesia se trata de la ausencia de uno o más dientes y puede suceder tanto en dientes de leche como en definitivos.

En muchos casos, el diente definitivo no se ha formado y por tanto no “empuja” al de leche para caerse. Por lo que van pasando los años, van cayendo todos los dientes de leche, excepto ese, diferenciándose por ser más pequeño y más blanco. En otras ocasiones se puede caer el diente de leche sin tener debajo el diente definitivo correspondiente.

La agenesia tiene un origen genético, y puede darse de forma aislada (es decir, el niño no tiene nada más que esa ausencia dentaria) o múltiple. En la dentición primaria, se presenta en el 1% de niños y en la dentición permanente hasta en un 9%.

Curiosamente el niño que tenga una agenesia del diente de leche, tiene un 50% de probabilidad de que le falte también el permanente, y si los padres, tíos o abuelos tienen agenesia, la probabilidad también será mayor, debido a la causa genética que comentábamos antes.

Los dientes de leche que más faltan son los incisivos laterales y en la dentición definitiva, los segundos premolares inferiores y los incisivos laterales, si no contamos las muelas del juicio


Ortopantomografía o radiografía panorámica en la que apreciamos (flechas negras) la ausencia de dos dientes definitivos debajo de las muelas de leche.

Si vemos una ausencia de un diente temporal, realizaremos una radiografía de toda la boca  llamada ortopantomografía cuando el niño empiece a cambiar dientes, alrededor de los 6 años, para valorar si también existe una agenesia de su diente definitivo correspondiente.

Existen algunos indicios en la dentición de leche que alertan de una posible ausencia de dientes permanentes: dos dientes fusionados, dientes con formas raras, muelas de leche “hundidas”, pero casi siempre las agenesias son un hallazgo inesperado al realizar una radiografía en la revisión. 

Por ello, es esencial acudir al odontopediatra para revisiones en edades tempranas. Tratando cualquier caries en los dientes temporales, puesto que además de las molestias que evitamos, como el diente definitivo no se ha formado, podremos dejar el diente de leche manteniendo el hueso y el espacio hasta la edad adulta, momento en que recomendaremos una solución fija.

En estos casos recomendamos hacer revisiones con frecuencia y  un estudio de ortodoncia temprana. Según su tipo de mordida, podremos cerrar el espacio que deja el diente ausente si hubiera falta de espacio en los maxilares, mantenerlo con el propio diente de leche como hemos dicho anteriormente o poner un mantenedor de espacio con un diente artificial en casos más estéticos en los que el diente de leche se ha perdido precozmente. 

Además es importante mantener una buena higiene dental y realizar las revisiones oportunas, en las que su odontopediatra le indicará los pasos a seguir.