23 julio 2020

¿Qué pasa si perdemos un diente?

Los dientes son un órgano importante dentro del sistema digestivo, gracias a ellos somos capaces de cortar, desgarrar o triturar los alimentos para facilitar la digestión y asimilación de los alimentos.

Los dientes también influyen en la fonación y, por qué no, en la estética y las relaciones sociales.

Desde tiempos ancestrales, los dientes ya eran indicativos de clase social y riqueza.

Pero, ¿qué pasa si perdemos un diente?

A nivel oral

Es muy común el pensamiento “para qué me voy a reponer una muela, si no se ve…”

Nuestros dientes se encuentran en continuo movimiento, por lo que al perder un diente y no reponerlo se producen inclinaciones, de extrusiones y de caídas del resto de los dientes.

Estos pequeños desajustes, aumentan el riesgo de caries por almacenar restos de comida, además de provocar problemas periodontales o de los tejidos que soportan el diente por apoyos inadecuados o dificultades en la higiene.

También se produce pérdidas de volumen de hueso al perder el diente y no reponerlo, fenómeno parecido al que sufren los músculos si no los utilizamos, se atrofian.

A nivel sistémico

El aparato digestivo es el encargado de obtener todos los nutrientes indispensables para la vida.

Los alimentos entran a este complejo sistema por la boca, es ahí donde gracias a los dientes y la masticación los cortamos, desgarramos y trituramos, estimulando con estos movimientos la secreción de saliva.

La lengua se encarga de mezclar los alimentos triturados en pequeñas partículas y la saliva, comprimiéndolos contra el paladar y permitiendo a las papilas gustativas desarrollar el sentido del gusto.

Es importante que los alimentos se trituren bien y pasen un tiempo en boca, eso hace que se genere más saliva, se lubrique bien el bolo alimenticio y que las enzimas que hay en los diferentes fluidos puedan actuar sobre los nutrientes para que se puedan absorber.

Una buena masticación no solo mejora la asimilación de los nutrientes, también estimula el sistema inmune, tenemos sensación de que realmente hemos comido y evitamos picar entre horas, y también se produce una autolimpieza de los dientes.

¿Qué consecuencias provocaría una masticación deficiente y tragar los alimentos rápidamente?

  • Mayor tiempo en el estómago de los alimentos, pudiendo producirse úlceras de estómago
  • Peores digestiones, más lentas, que disminuirían nuestro metabolismo con la sensación de pesadez, provocando un aumento de peso
  • Dolores y aumentos de volumen abdominal
  • Disminución del tránsito intestinal, llegando a producirse bloqueos y estreñimiento, e incluso cáncer de colón
  • Gases

No solo es importante alimentarse bien, si no los masticamos y asimilamos bien, nuestra salud se puede perjudicar.

A nivel facial/ estético

Los dientes y los tejidos que lo rodean no solo tienen funciones masticatorias. Nos ayudan a hablar y soportan los tejidos faciales.

velez-y-lozano-clinica-dental-murcia-implantes-dentales-perdida-diente-

Al perder los dientes, se produce una atrofia de los tejidos que lo soportan, que se acentúa si utilizamos prótesis removibles.

Esto tiene efectos sobre la cara, ya que al no apoyar sobre ellos se colapsan produciéndose:

  • Pérdida de la musculatura facial y caída de los contornos faciales
  • Perfil de bruja (cóncavo) con mentón marcado y protruido
  • La cara se vuelve más corta
  • Se acentúan los pliegues bucales y arrugas
  • El rojo de los labios se estrecha, inclinándose hacia el interior de la boca y alargándose el labio superior

Resumiendo, podríamos decir que la falta de dientes nos envejece.

A nivel social y profesional

Vivimos en una sociedad “estética”, donde el aspecto físico y el marketing personal, muchas veces prima más que otras cualidades, nos guste o no.

Sin darnos cuenta,

  • Una sonrisa completa garantiza más posibilidades de éxito
  • Nos aporta seguridad en nuestro día a día, en nuestras relaciones personales, una foto, una entrevista de trabajo…
  • Una sonrisa sana y completa nos aporta un aspecto de pulcritud
  • Ligarás más