13 marzo 2021

SUPERNUMERARIOS

Aunque suena a película de acción, este nombre tan heroico se refiere a los dientes que se forman adicionales a los 20 dientes primarios y 32 permanentes que tenemos de forma natural.

Un supernumerario es un proceso algo especial, pues pasa en menos del 15% de la población, y no suele dar síntomas, por lo que el diagnóstico suele ser un hallazgo casual en una revisión.

Su forma puede ser similar a la de los dientes normales o bastante diferentes, con forma cónica,  tuberculado o simplemente una estructura dental sin forma, llamada odontoma. También pueden aparecer como un solo diente o múltiples y pueden erupcionar como dientes de leche desde el nacimiento (dientes neonatales), a edades muy tempranas o en el recambio dental entre los 6 y 12 años.

El supernumerario más común tiene nombre propio: mesiodens. Representa un 50% de los casos, aparece entre los dos incisivos centrales, y se caracterizan por ser de menor tamaño y con forma cónica.

La causa de los dientes supernumerarios es multifactorial, aunque la genética juega un papel importante en su aparición, siendo más frecuente en niños que en niñas.

La mejor forma de ver su ubicación y posibles riesgos es mediante una radiografía 3D llamada CBCT. Pueden encontrarse rectos, inclinados, invertidos o en horizontal.

Si tienen una buena posición y espacio suficiente erupcionarán en la cavidad oral, pero si están inclinados, invertidos o tumbados no lo harán.

Generalmente, los dientes supernumerarios se extraen, tanto si aparecen en boca como si quedan retenidos en hueso, aunque no existe un consenso para cuál es el momento indicado, puesto que depende de la forma y posición.

Sí que está claro que las siguientes circunstancias, exigen una eliminación inmediata de los dientes supernumerarios: 

1. Inhibición o retraso de la erupción de los dientes permanentes, porque el supernumerario no deja salir al diente definitivo. 

2. Si el supernumerario está desplazando el diente adyacente hacia otra posición.

3. Si nos interfiere con los movimientos de ortodoncia.

4. Presencia de una afección patológica. Si este diente esta creando reabsorciones dentales o quistes foliculares.

5. Si favorecen la aparición de caries en los dientes vecinos por dificultar la higiene.

 El diagnóstico temprano puede ayudar a evitar las complicaciones. El manejo de tales casos depende de la etapa de desarrollo de los dientes, la posición de los dientes y la disponibilidad de espacio. 

Si el supernumerario aparece en boca será extraído de forma convencional pero si esta dentro de los maxilares el tratamiento puede combinar ortodoncia con una intervención quirúrgica. Esta intervención se podrá realizar con técnicas de sedación consciente para que este proceso sea lo más preciso y liviano posible, y los niños o adolescentes estén más tranquilos y queden con el mejor recuerdo posible .