27 agosto 2021

Diez mitos sobre salud dental que debemos desterrar de una vez por todas (y II)

Como ya prometíamos en la entrada anterior, que puedes leer aquí si aún no lo has hecho, el tema de los mitos extendidos en torno a la salud bucodental daba para una segunda parte, y ahora mismo te encuentras leyendo su introducción.

No olvides que es gracias a tu feedback en redes, en la sección de comentarios de este mismo blog o en cualquiera de los canales de comunicación que tenemos habilitados, que podemos seguir desmintiendo cada vez más y más mitos, así que si tienes alguna duda o se te ocurre alguno que no hayamos mencionado, háznoslo saber.

Y ahora, sin más dilación, ¡vayamos al lío!

6. Después de comer fuera de casa enjuague bucal y listo

En ningún caso el enjuague bucal tiene la capacidad para sustituir a un adecuado cepillado de dientes, pues no sirve para quitar los restos de comida y de placa directamente. En realidad, los enjuagues bucales, pese a las campañas publicitarias que proliferaban hace unos años (culpables en gran parte, sin duda, de extender este mito) no son si no una herramienta adicional para tratar ciertas patologías concretas y no son necesarios para el público en general.

7. Enjuagar la pasta

Esta es una de las costumbres que más nos cuesta discutir a los profesionales de salud bucodental. Y es que es el hecho de enjuagarse la boca con agua después de lavarse los dientes se ha convertido en un movimiento que, no se sabe muy bien por qué, se ha convertido en rutina. Hasta en el cine, al terminar de cepillarse los dientes, los protagonistas se enjuagan gracias a un vaso de agua. Sin embargo, lo verdaderamente recomendable es limitarse a escupir el sobrante de la pasta. Esto se debe a que los agentes remineralizantes que contienen estos productos se quedan en la boca y siguen actuando hasta su disolución, proporcionando así mejores resultados.

8. Cepillarse inmediatamente después de comer

Otro error muy común es el de correr a cepillarse los dientes inmediatamente después de haber terminado de comer. En realidad, justo al acabar el PH de la boca está muy ácido debido al consumo de alimentos, que se acaba neutralizando con el paso de unos minutos gracias a nuestra propia saliva, lo que vuelve el cepillado menos agresivo.

Por ello, lo ideal es cepillarse los dientes 20 minutos después de comer. Si quieres saber más sobre el PH de la boca, te recomendamos que veas este vídeo:

9. Los dientes endodonciados se rompen siempre

Si bien es cierto que este mito está basado en un hecho innegable, como es el que al no estar vitales y al haber sufrido grandes caries, los dientes endodonciados son más frágiles y tienden a partirse, no existe un ‘siempre’ en el ámbito científico. Además, hoy en día gracias a métodos como una incrustación o una corona, podremos darles más resistencia.

10. Los blanqueamientos perjudican al esmalte

No, rotundamente no. El gel blanqueador lo que hace es penetrar por los ‘poros’ que hay en el esmalte para así blanquear la dentina, que es la parte interna del diente. Esto no influye para nada en la salud del esmalte, si no que aclara el color del mismo y facilita la posterior remineralización de manera espontánea, que es lo que provoca esas tonalidades más blancas.

BONUS

11. Las embarazadas no deben someterse a tratamientos dentales

Este es uno de los mitos más peligrosos que se han extendido con respecto a la salud dental. Por algún motivo, son muchas las personas que creen que no se puede tratar a una embarazada, o que es mejor esperar a que termine el periodo de gestación. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La anestesia es totalmente inocua, las radiografías se pueden realizar si son imprescindibles, y cualquier patología debe ser tratada cuanto antes para evitar infecciones y problemas mayores que sí que pueden afectar al embarazo. Aún así, ciertas fases del embarazo son más adecuadas que otras, por lo que lo ideal es prevenir y hacerte una revisión cuando te plantees buscar quedarte embarazada.

Y hasta aquí nuestra entrada sobre los mitos más extendidos en lo que a salud bucodental se refiere. Si tienes cualquier apunte, o te gustaría que resolviésemos alguna otra duda que te haya surgido o quieres más información, puedes contactar con nosotros a través de nuestros canales habituales de Instagram, Facebook o WhatsApp.

Y si lo que necesitas es una consulta, puedes llamar al 968 28 46 28, donde podrás concertar una cita.

Autor: Zahira Asensio