11 junio 2021

¿Qué es una caries interdental y cómo evitarla?

¿Cómo se le ha roto la muela a mi hijo si ayer estaba todo bien?

Esta pregunta es muy frecuente en las consultas de Vélez & Lozano. Por lo general, los padres nos cuentan que mientras repasan o cepillan los dientes a sus hijos, observan una especie de agujero minúsculo en una de las muelas. ¿Qué ha sucedido? Se ha formado una caries interproximal o interdental.

Este tipo de caries se forman entre dos dientes, afectando normalmente a uno solo de ellos o a ambos. La caries empieza en forma agujero pequeño e imperceptible a simple vista. Pero con el paso del tiempo, esta caries va aumentando de tamaño hasta que el esmalte de la parte más externa del diente se desmorona y termina fracturado y con caries.

En algunas ocasiones la caries crece tanto que no sólo afecta al esmalte y a la dentina, sino que continúa hacia el nervio. Al llegar la caries al nervio puede generar dolor o infección, que puede acabar en una fístula o un flemón en la encía. En estos casos tendremos que realizar una endodoncia (“matar el nervio”) si hablamos de dientes definitivos, o una pulpectomía o pulpotomía, que es el nombre que recibe la endodoncia en dientes de leche.

Caries interproximal con fístula en la encía
Caries interproximal con con fístula en la encía

Pero no hay porqué llegar a este extremo en todos los casos. Cuando la caries aún es pequeña y permanece escondida, se pueden localizar y diagnosticar mediante radiografías. A veces se puede detectar directamente porque se aprecia una sombra bajo el esmalte del diente. Por ello, es muy importante realizar revisiones cada 3 o 6 meses para prevenir estas caries.

El odontopediatra realizará radiografías cuando estime oportuno, ya que gracias a ellas podemos diagnosticar las caries cuando son de un tamaño menor y reparar con un empaste simple antes de que aumente de tamaño. Si se trata de un principio de caries, el odontólogo remineralizará con técnicas de infiltración de resinas y no será necesario empastarlas. De esta forma, previene tratamientos más invasivos.

Caries interproximales sin rotura del esmalte

¿Cómo evitar la aparición de caries?

El cepillado de dientes con una pasta fluorada es fundamental para evitar la aparición de caries, pero no es suficiente. Como los dientes contactan entre sí, el cepillo no accede a esta zona y no retira esos restos de alimentos que quedan retenidos. Esto ocurre sobre todo entre medio de los molares, pues son más grandes y tienen una superficie de contacto mayor, aunque puede suceder entre cualquier diente que esté junto. Por lo tanto, en cuanto veamos que los dientes de nuestros hijos se han juntado, necesitaremos la ayuda del hilo dental o arcos dentales (flossers).

Caries interdental en los dientes anteriores

Los arcos dentales son especialmente recomendables en niños, ya que precisan una técnica muy sencilla que pueden realizar ellos mismos si son mayores de 6 años. Aún así, en los dientes más posteriores les deberemos de ayudar hasta que tengan la destreza suficiente. Los arcos los podréis encontrar en cualquier supermercado o farmacia, de todos los colores y formas. ¡Incluso animamos a los papás a usarlos también!

¿Cuál es la técnica para cepillar los dientes a mi hijo de forma correcta?

La técnica adecuada para cepillarse los dientes es la siguiente:

  1. Pasar el arco dental entre medio de todos los dientes, realizando un movimiento de vaivén mientras ejercemos un poquito de presión controlada hasta llegar a la encía y sacarlo con el mismo movimiento. Es importante ser cuidadosos y controlar el movimiento, si no podremos dañar la encía y desmotivaremos al niño para continuar usándolo. Entre las distintas aplicaciones limpiaremos los restos de comida que queden en el hilo del arco con un papel o bajo el agua.
  2. Enjuagarse con agua y escupir los restos.
  3. Cepillar los dientes con pasta de 1000ppm o 1450ppm en función de su edad y su riesgo de caries que haya determinado el odontopediatra.
  4. Escupir los restos de pasta, pero no enjuagarnos después. Lo habéis escuchado bien, no es un error. No debemos de enjuagarnos después de cepillar los dientes para que el flúor de la pasta de dientes quede en los dientes y remineralice. Esto sirve también para los adultos.

Con estos cuidados, junto a una buena alimentación, evitaremos la aparición de caries nuevas y mantendremos una boca limpia y sana.

Si observas que tu hijo presenta un agujero en alguno de sus dientes y quieres que te lo revise un profesional, te invitamos a ponerte en contacto con nuestros especialistas de Vélez & Lozano.

¡Pide cita online ya!