Preguntas frecuentes sobre carillas dentales

A la hora de abordar un tratamiento de estética, los pacientes suelen repetirme siempre las mismas preguntas, tanto en gabinete como mucho antes de esa fase, por lo que me he decidido a recopilarlas todas en un solo artículo de blog.

Empecemos por el principio. Alguien ve una sonrisa en Instagram, en la tele o el cine o quizá incluso en uno de nuestros antes y después, la señala y dice: “Quiero eso, ¿cómo lo consigo?”. A veces es un amigo mío. Y yo siempre respondo: “Eso son carillas”. Así pues, viene la primera pregunta:

¿Qué es una carilla?

Una carilla es una lámina de cerámica que pegamos en el frente de los dientes para mejorar su aspecto, ya sea la forma, el tamaño o el color. Normalmente se trata de las tres cosas.

¿Cómo se coloca una carilla?

El proceso de colocación de una carilla dental da para un artículo de blog en sí mismo, así que trataré de resumirlo lo máximo posible. Si quieres más detalles del proceso, puedes consultar este artículo que escribí no hace mucho sobre el mock-up provisional. Fundamentalmente, lo que debes saber es que se trata de un proceso indoloro y mínimamente invasivo que básicamente consiste en ‘pegar’ esa fina lámina de la que te hablaba sobre la superficie frontal de tus dientes.

Los pacientes realizan el resto de comidas de ese día con naturalidad, para que te hagas una idea.

¿Hay que tallar el diente para colocar una carilla?

La pregunta de oro. Quizá has visto vídeos en Internet de personas a las que se les realizan tallados agresivos y crees que es imprescindible para la colocación de carillas, pero estos tallados excesivos son los que en España se realizaban antiguamente para hacer una corona, en los cuales se quitaba el esmalte de todo el diente, en todo su contorno hasta llegar a la encía, pero es una realidad que aquí ya ha quedado muy lejos.

Dependiendo del diente sobre el que vayamos a colocar la carilla, se talla poco o casi nada. A duras penas suavizamos las formas para que no haya ángulos rectos, picos o zonas que sobresalgan excesivamente. De hecho, a muchos de mis pacientes de carillas ni tan siquiera les coloco un provisional y después me cuentan que nadie ha notado que les hayamos hecho nada en el diente.

Te lo enseño con una foto:

¿Cuándo duran las carillas?

Está demostrado científicamente que las carillas de porcelana son el tratamiento que más años dura de todos los que realizamos los dentistas. Esto se debe a que en la mayoría de los casos se hacen sobre dientes sanos e íntegros en los que se conserva el esmalte. La carilla no deja de ser una cerámica que se adhiere a este esmalte, por lo que siguiendo los cuidados básicos se mantienen así durante años.

¿Puedo comer de todo con carillas?

Rotundamente sí. Con carillas puedes y debes hacer lo mismo que harías anteriormente con tus dientes y comer con absoluta normalidad. Y, por supuesto, debes evitar hacer lo mismo que ahora, como por ejemplo usarlos como herramientas. Pero tú, querido lector, no haces eso, ¿verdad?

He oído que necesito una férula de descarga tras las carillas, ¿es cierto?

Totalmente cierto. Te explico por qué. La principal razón de desgaste de los dientes es el apretamiento nocturno o bruxismo, superando incluso al propio uso diario. Por ello, para que unas carillas duren los años que te he comentado, debemos evitar sus efectos dañinos. Una férula de descarga se interpone entre los dientes superiores e inferiores evitando el desgaste, así como fracturas en las carillas y el envejecimiento prematuro de estas.

Quizá piensas: “Pero Diego si yo no aprieto los dientes cuando duermo”. Muchas personas que  bruxan ni siquiera lo saben, porque no les genera dolores musculares ni de cabeza, pero la mayoría de tratamientos que realizamos en una clínica dental, incluidas las carillas, duran entre 2 y 4 veces más si el paciente usa una férula de descarga, según los estudios al respecto.

Además, y perdonad el lenguaje tan directo, como suelo decirle a mis pacientes en consulta, ponerse carillas y no usar férula de descarga me parece como comprar un Ferrari y dejarlo que duerma en la calle.

¿Es obligatorio llevar ortodoncia antes de las carillas?

Si tus dientes están bien alineados, no, no es necesario, pero de vez en cuando nos encontramos con pacientes que tienen alterada la posición y por tanto la función de sus dientes anteriores. Las carillas son estética y la ortodoncia función. Si esta función no es correcta, tendremos unos contactos excesivos e irregulares en los dientes anteriores y las carillas no funcionarán. Además, cuando los dientes no están bien alineados no podremos respetar eso que te decía antes de no tallar los dientes, puesto que los dientes que estén más vestibularizados (para afuera) habrá que tallarlos mucho para nivelarlos con el resto.

¿Se puede blanquear un diente que lleva una carilla?

Idealmente blanqueamos los dientes antes de un tratamiento de carillas, para recuperar el color natural del diente. Una vez puestas las carillas, podemos repetir el blanqueamiento, este será mucho más efectivo en el resto de dientes que no lleven carillas, pero el blanqueamiento también “empapará” a través de las carillas y blanqueará el diente que hay debajo, resultando un efecto renovado y natural.

Y…¿cuántas carillas?

A muchos de nuestros pacientes les recomendamos 4 carillas, cuando todos los dientes tienen un aspecto agradable pero los incisivos han sufrido algún traumatismo, o tienes defectos en la forma o el color. En cambio otros desean “rellenar” más su sonrisa, y podemos llegar a hacer 10 e incluso 12 carillas para conseguir tal fin. Esto se puede apreciar en la siguiente foto:

Estas son solo las preguntas más frecuentes, o aquellas que más me hacen a mí, al menos, pero sé que se pueden tener muchas más.

Por eso os insto a escribirnos a través de las redes de la clínica, donde estaré encantado de atenderos. Y, por supuesto, recibiros si queréis una consulta de valoración.