16 diciembre 2020

TRASPLANTES DENTALES EN MURCIA

Dr. Diego Saura Miñano

En la actualidad, el trasplante dental es una solución efectiva y fiable para reponer un diente perdido. Este trasplante se realiza dentro de tu misma boca, usando casi en casi todos los casos una de tus muelas del juicio para sustituir a otra de tus muelas, y es por eso que técnicamente se le llama auto-trasplante.

En artículos anteriores te explicaba esta novedosa técnica, pero tenía pendiente mostrarte en imágenes en qué consiste… ¡vamos a ello!

Planificación de trasplantes dentales

La planificación es muy importante. Hoy día se le dedica tanto tiempo a la planificación de los tratamientos como a la ejecución. Gracias a las nuevas tecnologías podemos obtener radiografías digitales 3D de los pacientes mediante la tomografía computerizada, y reproducir cualquier parte del cuerpo a tamaño real mediante una impresora 3D.

El trasplante dental

En esta ocasión, vamos a trasplantar una muela del juicio de arriba a la derecha (1.8), justo a la posición del diente de delante (1.7).  

Y aquí vemos en la radiografía del día del tratamiento como hemos cambiado el diente a su nueva posición. Gracias a la réplica 3D que realizamos en el paso anterior, hemos podido adaptar el espacio que dejó la muela dañada para que la muela del juicio encaje perfectamente. Aunque quede algo de hueco alrededor (flechas blancas) se rellenará en los siguientes meses.

Endodoncia

Unas semanas después, necesitamos hacer la endodoncia del diente que trasplantamos. Esto siempre es así en pacientes adultos. El motivo es que, cuando trasplantamos un diente, la parte externa cura, gracias a las células que rodean a la raíz, un tejido llamado ligamento periodontal, que tiene la capacidad de reparar y estimular la formación de hueso nuevo.

En cambio, las células del interior del diente, llamado coloquialmente nervio, no tienen esa posibilidad de curar, y para evitar infecciones tenemos que endodonciar la muela. Son esos palitos blancos que se ven en el interior de las raíces. En esta radiografía ya vemos como el hueso se ha rellenado perfectamente, es la mejor señal de que ha habido curación.

Incrustación

Finalmente, tenemos que hacer una incrustación. Este tratamiento, que probablemente no conozcas, es la versión moderna de una funda. El principal motivo es porque cuando trasplantamos una muela, debemos dejarla un poco escondida, para que no choque con las otras, y así pueda curar tranquilamente. Pero una vez que ha curado, queremos que adapte mejor con todos los dientes que le rodean, y con aquellos contra los que mastica. En algunas ocasiones no es necesario hacer la incrustación, o podemos simplemente reconstruir la muela trasplantada con un poco de empaste.